dimecres, 14 de maig de 2008

Marianne Williamson

(Este texto es de Marianne Williamson, no tengo mucho tiempo para escribir pero creo que tambien puedo compartir textos que otras amigas comparten conmigo. Gracias Annabel)

Ser mujer hoy es algo experimental e inseguro, algo que se define por lo que no es más que por lo que es.
Para algunas mujeres no representa ningún problema.
Se han elevado por encima de las proyecciones y los malentendidos de la sociedad y ahora vuelan más alto que las nubes.
La mayoría, sin embargo, se han encontrado con resistencias tan grandes mientras trataban de llegar al cielo, que se les han caído las alas y ya no lo intentan.
Mientras siga siendo así, toda la humanidad, no sólo la mitad, verá obstaculizado el viaje a su destino cósmico, un sitio lejano, muy lejano, un lugar tan profundo dentro de nosotros que apenas hemos divisado las murallas que lo rodean.
Cuando una mujer se adueña de su naturaleza apasionada, permitiendo que el amor inunde su corazón, sus pensamientos se hacen cada vez más libres, intensos y hermosos. Sus esencias fluyen. Su corazón se expande.
Se ha librado de las muletas y las concesiones.
Ha vislumbrado el reino encantado, los vastos dominios mágicos de la Diosa que hay dentro de ella.
Aquí todo se transforma y hay un propósito: que el mundo vuelva a engendrarse en toda su gloria y todo su esplendor. Cuando las mujeres conciben su auténtica identidad, ocurre un milagro y la vida a nuestro alrededor empieza otra vez.
Y así es.
Y ocurre el milagro.

2 comentaris:

Albert Balada ha dit...

Emociona de llegir el que escrius. Gràcies.

Lucía Solís ha dit...

No, no és meu. És de la Marianne Williamson. Sento que s'hagi confós.