dimecres, 30 de juny de 2010

Mediocridad en la política

Hace unos meses recibí uno de esos mails-cadena-enviados-sin-ton-ni-son-a-tu-lista-de-direcciones que adjuntaba un artículo de un conocido intelectual nacional, habitual en la lista de ventas de libros y, en mi opinión, perfecto machista, prepotente y algo fascistoide. No diré de quien hablo pero quien me conoce debe imaginar
¡Bien! Volviendo al contenido del artículo, venía a despotricar sobre la mediocridad de los políticos actuales (masculino ya he dicho que muy machista), insultaba, generalizaba.
El hecho es que como ando desde hace un tiempo algo quemada con esta manía de generalizar e insultar (esa es una de las razones por las que hablo poco de política en el blog), contesté el mail. Se que algunas personas se molestaron por recibir una respuesta de ese tipo de una desconocida y así me lo hicieron saber pero no me pude contener. Soy impulsiva aunque me controle bastante y vuelvo a pedir disculpas por ello. De todas formas no hice nada mas que defender a la clase política que en su mayoría dedica un montón de horas y esfuerzo en su trabajo. También di un argumento sobre el peligro que representa esos discursos destructivos sobre la política. En mi opinión existe un movimiento liberal que, desde hace un tiempo, se dedica a quitarle valor a la política para que pierda credibilidad porque una sociedad desmembrada permite a quien tiene el control que el poder esté donde le interesa. En un estado democrático se supone que es el pueblo quien decide donde está el poder y eso no le interesa a algunos sectores.
Y ayer me encontré con este artículo de Josep Ramoneda en El País que explica mucho mejor lo que manifesté aquel día y que hoy quiero compartir con vosotr@s.
Por otra parte si esperáis que hable del Estatut, sólo dire (dejando claro que mi conocimiento del tema no es profundo sino como el de cualquier ciudadana que lea los periódicos):
1. Que el concepto nación no tiene vinculación jurídica lo sabíamos tod@s desde que quedó en el preámbulo que no es ni mas ni menos que una declaración política.
2. El porcentaje de constitucionalidad es abrumadoramente superior al de inconstitucionalidad ¿De verdad alguien se esperaba una sentencia mejor?
3. Lo que me preocupa son los artículos que han quedado descolgados sobre el tema de la justicia ya que realmente tenemos un problema en ese aspecto. La administración de justicia clama una reforma.
4. Hemos dado un gran paso en lo referente a autogestión y, por fin, Catalunya cuenta con una norma que nos permite desarrollar otras que faciliten la gestión.
5. Lo verdaderamente preocupante es que unos "okupas" (el término no es mío, lo leí en algún lado) hayan tenido tanto tiempo secuestrado el texto y puedan alterar el desarrollo de un texto refrendado por el conjunto mayoritario de fuerzas politicas y por las urnas de esta manera. En mi opinión el sistema ha perdido legitimidad y, si tenía que actuar, debía haber sido anteriormente al referendum.
¡Ah! ¿Y que tiene de malo la mediocridad? La mayoría de la sociedad es mediocre, lo excepcional es superar la media y prefiero no hablar de los que no llegan a ella.

4 comentaris:

Esteban ha dit...

Muy bueno el artículo de Ramoneda... Me encanta este tipo, me encanta el dietario que hace en la SER. Y además es un tio que no se casa no nadie y dice las cosas muy claritas. Estoy totalmente de acuerdo que ser politic@ es un profesión de alto riesgo. Para mi las políticas y políticos teneis un valor excepcional porque hacer algo sabiendo que en el 99,9% de los casos vais a ser criticados por unos o por otros tiene mucho mérito... y solamente una vocación muy interna y una convicción de que esta es la única forma de cambiar la sociedad, de hacerla mejor y más justa, puede hacer que sigais en esto. Por último muy bueno el post y las reflexiones que haces. Yo soy muy mediocre, y en mi mediocridad soy feliz. Un abrazo

Francis Black ha dit...

Yo creo que la politica esta viciadisima y que la mejor opción es no votar hasta que se lleguen a unos limites de participación ridiculos y los partidos se reformen, esta claro que la mayoria de los politicos son honestos, pero es que la mayoria de los politicos tienen una capacidad minima de decisión y en lo cargos más altos lo que tienen la gran capacidad de decisión la cosa esta muy podrida . El caso Millet empieza ahora . Hay que reformar la financiación de los partidos y mucha policia el problema es policial y judicial.Quizá en diez años tenemos una politica saneada.

Y luego llegan los populistas por detras , partiditos que van a pescar, Laporta , Anglada, la amiga de Garmir.... todos estos han visto el panorama y dicen , yo tambien me meto. el extremo populismo esta al llegar, de derechas de izquierdas , nacionalista o antinacionalita.

A mi la idea de Maragall rodeado de gente tipo Castells , Mascarell.. me parecia muy buena, pero meter a partidos con vocación de oposicón en el gobierno lo vicio todo.

Anònim ha dit...

De Chamberí al cielo...

Pues yo no estoy muy de acuerdo contigo princesa repubilcana catalana... Lo cierto es que, simplemente, comparando la preparación academica de los ultimos gobiernos de la democracia con los actuales es evidente que la mediocridad se ha adueñado de la politica. Aquellos primeros gobiernos los formaban Catedraticos ahora los forman meros licenciados (cuando lo son). Y no es que eso este mal en si mismo, pòr supuesto. No creo en las tecnocracias, lo sabes. Pero es un hecho que la mediocridad solo genera mediocridad y eso a la larga nos hará un pais de mediocres (o a la corta) y hoy, ya, necesitamos a los mejores dirigiendonos para salir de una vez de esta crisis generada por mediocres.
Por cierto... la soledad buscada y elegida no es soledad... es meditacion, tranquilidad, sosiego... Cuando sabes que solo esperando una llamada estan todos los que te queremos... no estas sola, estas acompañada en tu soledad elegida. Solo esta solo el que sufre estandolo. No es tu caso.
Recuerda y recuerda a todo el que te recuerde tu soledad esa cancion de James Taylor que se llama "Yoy got a friend"... y tu tienes muchos y buenos.
Un beso princesa republicana catalana y sociata.

La Pluma Irreverente ha dit...

Me ha gustado mucho tu refelxión Lucía, creo que en el fondo tod@s luchamos contra la mediocridad para que no nos atrape, pero a veces las circunstancias y las estructuras de poder nos enredan en sus dinámicas maniqueas, no obstante, reivindico el derecho a ser política, a creer en la política, sin esa emoción, sin esa motivación lo cierto es que estaríamos perdid@s.
Y una cosa más, las leyes las hacen las personas y si las personas que tienen la responsabilidad de legislar son mediocres, entonces es que nos equivocamos en elegirles, es así de sencillo no crees??
Un Abrazo