dijous, 29 de juliol de 2010

Prohibido prohibir

"Prohibido prohibir" era uno de los gritos de guerra del Mayo del 68. París se encontró con el lema en sus muros y fachadas y rápidamente se convirtió en una de las frases mas famosas de occidente. Evidentemente, como no lo viví porque era pequeña, puedo leer y documentarme sobre cual fue el fondo que argumentó este grito y compartirlo, o no, desde el momento que me ha tocado vivir. Me quedaré con Sabater que dice: “Prohibido prohibir” fue uno de los lemas del ahora denostado Mayo del 68 y acepto desde luego que, tomado literalmente, se trata de una peligrosa exageración. Pero entiendo que su verdadero significado era: “prohibidos los inquisidores que quieren salvarnos de lo que somos, por nuestro bien”.
Llegados a este punto diré que a mi el lema me parece inocente, dicho así. Seguro que para algunas personas que han bebido de las fuentes del anarquismo será de otra manera pero no puedo dejar de preguntarme qué sería de nuestra sociedad sin normas. Y las normas obligan o prohiben ¿no?
Y esta reflexión me viene por una frase que cada vez mas oigo en la boca de algunas personas dedicadas a la política (tambien de mi partido) "No soy partidari@ de prohibir" ¿Por qué? ¿Qué nos hace tan difícil tomar según qué decisiones? Porque esto no se aplica a todo. Si hay que prohibir fumar, se prohibe, pero si hay que prohibir la prostitución, por poner un ejemplo, ya es mas complicado...
Yo estoy acostumbrada a vivir rodeada de prohibiciones. Para empezar cada mañana cuando llego a trabajar no puedo aparcar en la puerta porque está prohibido. Si quiero vender un riñón lo tengo prohibido. Si quiero dejar la basura tirada en la calle está prohibido. Si quiero poner la música a toda pastilla a media noche está prohibido...
Ya se que lo que estoy diciendo no es "progre" pero es que no entiendo este dilema de prohibir, ni la necesidad de justificar ciertas medidas con esa frase de... "no creo en las prohibiciones". La convivencia es complicada y se tiene que regular. Y hay aspectos que no se pueden dejar a la buena voluntad porque, desgraciadamente, sabemos que toda voluntad no es buena o, cuando menos, neutra.
La paradoja ha venido con el debate de los toros. Aquí se nos han cambiado los defensores de la libertad y los de la prohibición y ya me he vuelto loca. Ahora resulta que la sociedad conservadora está en contra de prohibir y la progresista a favor. Y esto me da la razón. El problema no es prohibir o no. El problema es lo que se prohibe.

5 comentaris:

Francis Black ha dit...

Una vez , hice un post , escuche en el metro por megafonía : Prohibido terminalmente bajar a la vía del Metro . Pensé , hostia vaya nivel. Es decir el problema es también "lo que hay que llegar a prohibir."

Ejemplo playero : ¿Yo tengo el derecho de comer rodeado de gente minimamente vestida, en un chiringuito? o por ser la playa he de comer rodeado de gente medio rebozada en arena y sin camiseta.

Lucía Solís ha dit...

Reuerdo ese post, Francis. Tienes razón ¡Y lo que hay que llegar a prohibir! Tenemos un triste ejemplo reciente sobre lo de la vía. Yo cojo el tren casi a diario y me parecía tan cansino el mensaje de no crucen por las vías... ¡Y ya ves!

garmir ha dit...

Hola:
Se ha de Prohibir, regular e Intervenir es necesario, es asi como pasamos de Salvajes a Civilizados, si lo dejamos todo en manos del Mercado o del Liberalismo, llegará la Selva.
Además en el tema de los toros, además de ser una crueldad, va d eperlas , es una respuesta politica contundente a los españolistas por lo del Estatut, y justo un més después, Olé, por los parlamentarios catalanes.

Lucía Solís ha dit...

Si, ya se que a los extremismos nacionalistas (españoles y catalanes) os viene de perlas darle ese sentido antiespañol. Perdona, Garmir, pero yo lo considero un error. Seguir por el terreno de la confrontación no nos lleva por buen camino.
De todas formas la coincidencia del debate con el momento actual le ha quitado la verdadera esencia al tema. No se regula la libertad o no, no se regula por ir en contra de la cultura española. Se regula porque ha habido un movimiento ciudadano que ha luchado por los derechos de unos animales.

Anònim ha dit...

Com que l'opinió és lliure puc dir que el garmir és un feixiste de debó.